Pepito estaba en el salón de clase con sus compañeros, como la profesora no llegaba, todos los alumnos comenzaron a hacer alboroto.
Cuando llegó la profesora vio el desorden que había y comenzó a interrogar a los niños.
– Juanita, ¿Qué haz hecho tú?.
– Yo dibujé en la pizarra.
– Pedrito, y tú, ¿Qué hiciste?.
– Yo tiré mi pupitre contra el suelo.
– Pepito, y tú, ¿Qué hiciste?.
– Yo tiré serpentina por la ventana.
– Caramba, aprendan de Pepito que no es un malcriado como ustedes.
Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:
– ¿Quién eres?.
– Yo me llamo Serpentina.